A FONDO: EL ODIO

Por Ricardo Téllez

¿Qué sentimiento puede ser tan poderoso como para propiciar un daño tan grande que conmocione al mundo, aún a costa de inmolarse?, ¿qué puede ser tan amargo y suficientemente permanente que conduzca a consumar un acto tan terrible que no sea producto de un arranque de ira, sino que lleve a premeditar una acción que supone además un acto de voluntad por muy atroz que éste sea? No encuentro otro que el odio.

Cuando uno es presa de un momento de furia, se nubla la razón y los actos humanos se vuelven actos del hombre respondiendo a su parte intuitiva e irracional, se apodera de nosotros la parte animal, por lo que nuestros actos no son susceptibles de juzgarse moralmente buenos ni malos. Pero no es el caso de la serie de ataques orquestados la noche del viernes 13 en París. En tan solo una hora, de entre las 9 y 10 de la noche, la historia de Francia y del mundo sufrió una irrupción más: al menos seis ataques protagonizados por grupos equipados con rifles de asalto, así como atentados suicidas propiciaron en los primeros instantes la muerte de más de 120 personas (al momento de escribir esta columna las cifras sumaban 129 muertos, pero aún no se termina de precisar el dato pues van en aumento tanto el número de víctimas mortales como de heridos) y centenas de heridos, muchos de ellos de gravedad.

Los ataques perpetuados se realizaron en diversos puntos de la zona comprendida por los Distritos 10 y 11 de la capital francesa: cerca del Estadio de Francia, donde se encontraba el propio presidente François Hollande viendo el partido entre los seleccionados de Alemania contra el país anfitrión; en el salón Bataclan, donde además de tomar rehenes los atacantes se suicidaron haciendo estallar cinturones explosivos; en los restaurantes La PetiteCambodge, Le Carillon, La belle équipe y la pizzería La casa nostra.

Preocupa también que luego de atribuirse el atentado, ISIS advirtiera en su comunicado que lo que hicieron “es sólo el principio de la tempestad”. Los ataques del viernes pasado no son los únicos que ha padecido Francia ni los únicos que ha ejecutado el Estado Islámico o grupos extremistas. He aquí una breve cronología de los mismos.

Julio de 1995. Una explosión de un coche bomba en la estación del metro Saint Michell, en París, deja como saldo 8 muertos y 150 heridos. El ataque fue adjudicado al grupo armado islámico de Argelia.

Septiembre de 2001. Luego de organizar el secuestro de 4 aviones, 2 impactan en las Torres Gemelas de Nueva York; 1 en el Pentágono y un cuarto impacta en un campo en Virginia. El ataque fue atribuido a Al Qaeda y se estima la muerte de unas 3 mil personas.

Marzo de 2004. Nuevo ataque de Al Qaeda, esta vez en Madrid. Una serie de 10 explosiones en secuencia atacan a 4 trenes, provocando la muerte de 191 personas y más de mil 600 heridos.

Julio de 2005. Londres sufre el embate de Al Qaeda, quien organizó un atentado coordinado con 4 explosiones, 3 en el metro y una más en un autobús urbano. El saldo: 56 víctimas mortales.

Julio de 2011. En Oslo, capital de Noruega, Anders Behring Breivik detona una bomba y abre fuego contra un campamento juvenil en la isla de Utoya. El ataque derivó en la muerte de 77 personas.

Noviembre de 2011. En respuesta a una de sus caricaturas satíricas, las oficinas del semanario Charlie Hebdo, en París, es objeto de un ataque con bomba incendiaria, pero sin muertos ni heridos.

Marzo de 2012. Un hombre armado con supuestos vínculos con Al Qaeda, mata a 3 niños judíos, un rabino y tres paracaidistas en Toulouse, Francia.

Enero de 2015. De nueva cuenta el semanario satírico satírico Charlie Hebdo, es el objetivo de un atentado. Los hermanos Kouachi, radicalizados en Yemen, atacan su interior y matan a 12 personas. Al Qaeda se atribuye el ataque. Dos días después, un allegado suyo mata a cuatro judíos en un supermercado kosher.

Esperemos que esta lista no siga creciendo. Lamentablemente el conflicto se ha agudizado. El odio, me temo, seguirá latente, alimentándose y en espera permanente, como lobo al acecho. No es un fantasma, no es una sombra, es una realidad.

Imagen tomada de Excelsior (www.excelsior.com.mx)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s