A FONDO: ¿QUÉ LE PASA AL PARTIDO VERDE?

“Es la primera vez que un partido político no sólo no cumple con el acatamiento de una medida cautelar, sino que continúa realizando acciones adicionales en clara contraposición a las resoluciones de los órganos de este Instituto”, externó Lorenzo Córdova, Consejero Presidente del INE

pvem

Por Ricardo Téllez

Con anuncios hasta “en la sopa”, desde septiembre del año pasado, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), ha inundado cualquier espacio publicitario posible sin que al parecer haya ninguna norma que lo regule, pagando cantidades difícilmente cuantificables y, no sé, si objeto de fiscalización o de una adecuada fiscalización, porque resulta evidentemente excesivo lo que están invirtiendo en medios.

Una tras otra se han encadenado las campañas en medios nacionales tales como “El Verde sí cumple”, “Cumplimos lo que prometemos”, “Vales de medicina”, “No a las cuotas obligatorias”, “Cadena perpetua a secuestradores”, “Responsabilidad ambiental” y “Circo sin animales”, de tal modo que sus spots han llegado a ser tan cotidianos para las audiencias, tal como si se tratara de alguna marca comercial, como si fuera un producto de una Procter and Gamble (P&G), solo que ésta anuncia sus productos con sus recursos particulares y el PVEM con recursos públicos.

El pasado viernes, las autoridades electorales le dieron un revés –calificado de tibio e insuficiente por muchos- al instituto político, pues la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral (INE), en sesión extraordinaria urgente ordenó, por unanimidad, la suspensión de la propaganda del PVEM en diversas revistas de entretenimiento y en medios, por contravenir la norma electoral y el principio de equidad en la contienda.

Esta resolución tendrá los siguientes efectos:

  • Los grupos editoriales deberán cancelar y abstenerse de publicar más promocionales como los denunciados, en un plazo que no exceda las 24 horas a partir de la notificación.
  • El partido deberá rescindir cualquier acto jurídico que haya celebrado con este motivo y se abstendrá de solicitar la inserción de más mensajes en medios impresos con el mismo contenido temático que ha sido denunciado.
  • El PVEM deberá retirar y abstenerse de contratar propaganda a través de mensajes alusivos a sus campañas vía SMS, banners en Internet o cualquier otro formato de publicidad digital en páginas Web, así como deberá cancelar la difusión del “Libro Ecología” en Internet o cualquier otra medio digital en el que se promueva el mismo.

No obstante, esta medida se determina en la coyuntura de un proceso electoral, es decir, ahora se puede apelar a este argumento para su cancelación, pero la agresiva campaña no es de hoy, ni ayer, sino que tiene ya cerca de 8 meses sin parar.

Además, los constantes desacatos del Partido han desatado la ira no solo del resto de los partidos (excepto el PRI, por una razón que luego expondré), sino que han exasperado hasta al propio Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, quien aceptó que nunca se había tenido a un partido político que se revelara tanto:

“Es la primera vez que un partido político no sólo no cumple con el acatamiento de una medida cautelar, sino que continúa realizando acciones adicionales en clara contraposición a las resoluciones de los órganos de este Instituto”, externó.

Aun cuando se le han impuesto multas al grado de que el PVEM encabeza el récord con cerca de 80 millones de pesos por su campaña “El Partido Verde sí cumple”, de todas maneras el instituto político no cesa en sus intentos excesivos por posicionarse.

Aunque conviene recordar que el Presidente Enrique Peña Nieto, ganó las elecciones en 2012 encabezando una alianza PRI-PVEM, es el Partido Verde quien se comporta como antaño lo hacía el partido en el poder: con flagrantes violaciones y gozando de impunidad. Es más, hoy en día, vemos más propaganda del Verde que del propio PRI, aunque esto probablemente no sea casual.

 

HISTORIA DEL DESACATO

Desde su origen en 1986, el Partido Verde Ecologista de México ha sido un producto mediático; aprovechando el boom del tema ecológico-ambiental, bautizó a su partido con esa temática y promocionó a esta causa como su bandera. Desde entonces, su estrategia de posicionamiento ha sido a base de fuertes inversiones en mercadotecnia política.

Aunque se dice que su origen fue totalmente diferente al de los demás partidos, por perseguir fines ambientales, hacienda de la política su instrumento, en los hechos, no ha sido más diferente al resto de los partidos, incluso ha incurrido en más fallas que los demás; por ejemplo, si a los partidos se les reprocha el estar cooptados por grupos de poder, en el Verde no podría ser peor, pues prácticamente se trata de “negocio familiar”. Su fundador fue Jorge González Torres, cuyo hermano es Víctor, el dueño de la cadena de farmacias con productos genéricos más grande de México y probablemente de Latinoamérica con sus más de 4 mil sucursales distribuidas en el país, centro y sudamérica (probablemente por esta razón tengan tanto interés en el tema de medicinas); Jorge Gonzáles Torres “heredó” el partido a su hijo, Jorge Emilio González Martínez, como si se tratara de un sindicato charro o de una empresa familiar o un changarro cualquiera, nomás que con recursos públicos.

Tampoco el partido ha estado libre de escándalos, protagonizados en particular por su dueño actual, Jorge Emilio. En 2004 un video salido a la luz pública, lo mostraba en pleno acto de corrupción mientras negociaba y recibía un soborno por la nada despreciable cantidad de 2 millones de dólares, para que otorgara a cambio permisos para construir en Cancún, Quintana Roo. En aquel entonces, siendo Senador de la República, aceptó la autenticidad de las imágenes, pero se “defendió” diciendo que él no sabía que estaba siendo filmado (¿habría actuado igual si lo hubiera sabido?), y por último lanzó aquella frase que lo hiciera tan tristemente célebre: “Me chamaquearon”. Pero de ahí, nada pasó; la PGR lo exoneró.

En 2006, estableció un ridículo plantón protestando contra el gobierno de Vicente Fox, en el cual “sufrió” mucho el pobre, ya que tuvo que rentar baños por 13 mil 500 pesos diarios, tenía televisión y su cocinero particular tenía que llevarle a diario la comida y mantenérsela caliente en baño maría; además, para pasar sobrellevar su cautiverio, el tiempo lo empleaba jugando con sus amigos juegos de mesa y solo interrumpió su presencia del plantón por 2 días por acudir a un tema mucho más importante: la inauguración del mundial de futbol de Alemania. Luego regresó a su terrible vida en el plantón.

A pesar de que en los estatutos de su Partido estaba establecido que la dirigencia tenía que renovarse en 2007, él estuvo en el cargo de 2001 a 2011.

Paradójico resultó que en 2009, el partido “ecologista” que por definición le apuesta a la vida, lanzara la campaña orquestada por él, a favor de la pena de muerte, cosa que le ganó críticas nacionales e internacionales, lo que propició que el Partido Verde Europeo rompiera relaciones con el PVEM en 2012. Es más, ni siquiera sus propios “anunciantes” estaban de acuerdo con esta propuesta; conocido fue el caso del actor Raúl Araiza, quien era la imagen de la campaña junto con Maité Perroni, y que aun cuando era portavoz del mensaje, en una entrevista dijera no estar de acuerdo con la propuesta y afirmó que dicha propuesta no pasaría porque tampoco la aceptan los mexicanos, declaraciones que le han de haber perdonado los del partido del tucán, porque nuevamente lo contrataron para ser su imagen ante los medios, en esta ocasión acompañado por Galilea Montijo. En aquel entonces también el PVEM incurrió en violaciones a disposiciones electorales, pues contrató espacios en medios cuando no era su facultad sino del entonces IFE, por lo que el instituto le aplicó una multa de 194 millones de pesos en 2012, sanción que sospechosamente le fue revocada en 2013.

En 2012, el joven político incendió las redes sociales al declarar que los integrantes del movimiento #YoSoy132 eran unos “ninis”, sobre quienes dijo:

“Creo que es hora de que estos ninis (jóvenes que no estudian ni trabajan) hagan algo por el país. Que hagan algo productivo para ellos. Que se dediquen a trabajar”.

En 2013, nuevamente como Senador, pues ha vivido como un político maromero de cargo en cargo, Jorge Emilio fue remitido al famoso “Torito” por no pasar la prueba del alcoholímetro. Lo más delicado no es eso, sino que además mintió a las autoridades al dar un nombre falso a su momento de su detención y por gestionar un amparo para salir, ya que el pobrecillo tenía frío y hambre.

En septiembre de 2014, el PVEM inicia su interminable campaña en radio y televisión y no es hasta diciembre de ese año, cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó el retiro de los spots, por violar el principio de equidad. No obstante el partido no solo continuó con su campaña sino que la reforzó al incluir los llamados “cine minutos”, proyectados en salas de cine.

En enero de 2015, el INE resuelve sancionar al Verde y en febrero, el Ecologista lleva el caso ante otra instancia, misma que determina en cambio solo una amonestación administrativa, pero el Partido nuevamente refuerza su campaña. Por lo que en marzo, la Comisión de Quejas y Denuncias del INE resuelve multar al instituto político.

Es evidente que al partido le urge posicionarse, pero ¿será solo por intereses del mismo grupo político? Las especulaciones no se han hecho esperar y es que para nadie es desconocido que su partido aliado, el PRI, con quien prácticamente desde inicios de los 90’s, pero con mayor intensidad a partir de 2003, ha operado en conjunto para todos los fines, ha bajado bastante sus puntos; el mismo Camacho Quiroz lo ha reconocido públicamente. No son pocos los que afirman que atrás de este esfuerzo propagandístico inusitado, están los mismos priistas.

Ante la crisis de imagen del Revolucionario Institucional, ¿será el Verde la tabla de salvación de los priistas?, ¿lo prevén como su salida de emergencia?, ¿algo así como el partido Morena para los perredistas?, ¿o simplemente quieren posicionar la imagen del PVEM para distraer votos que se destinan a la oposición?

Además, ¿cuánto dinero ha invertido en su campaña de 7 meses y de dónde salieron? Para este año está presupuestado que el PVEM recibirá un financiamiento de 444 millones de pesos, pero según estimaciones del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), tan solo en espectaculares en paradas de autobuses, hojas tamaño carta con logotipos y hasta papel para envolver tortillas, el Partido Verde gastó 320 millones de pesos, ¿cuánto suma lo demás y de dónde salió? Según cálculos del PRD, el Verde ha publicado un total 240 mil spots en radio y televisión. ¿No se le hace mucho?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s