A FONDO, MARZO 18: POCO PARA CELEBRAR

“…celebrar la expropiación petrolera no tiene sentido, hoy menos que nunca. Las condiciones para llegar al 77 aniversario de aquella medida nacionalista, no podían ser peores…”

A FONDOMAR21-15

Por Ricardo Téllez

Poco faltará para que de nuestros calendarios el 18 de marzo no tenga la referencia de conmemoración de fecha alguna; celebrar la expropiación petrolera no tiene sentido, hoy menos que nunca. Las condiciones para llegar al 77 aniversario de aquella medida nacionalista, no podían ser peores, pues Pemex -entidad que representa la institucionalización de dicha expropiación- ha tocado fondo: el ejercicio fiscal de 2014, lo cerró con una pérdida de 532 mil 664 millones de pesos, la pérdida más alta en su historia; sus pasivos laborales ascienden a un billón 474 millones de pesos, impagables; al cierre del año pasado también, la hoy “empresa productiva” (que como productiva deja mucho que desear por sus “resultados”), cerró con la mayor deuda nunca antes registrada, por el orden de un billón 143 mil millones de pesos, tan solo en 2014 creció su adeudo en un 36%, pues a diciembre de 2013 era de 841 mil millones de pesos, insolventable.

Este 2015 no pinta tampoco nada bien para la petrolera. La caída de los precios del crudo y el anuncio presidencial del recorte presupuestal, la dejan a la deriva. El recorte de 62 mil millones de pesos hace que posponga sus proyectos de exploración de aguas profundas, además de que se pospondrán otras obras como reconfiguración de refinerías y también se optará por darle más juego a los capitales privados para que ellos aprovechen y tomen proyectos que se tenían previstos para Pemex. Por otra parte, se tendrá que despedir a personal de la empresa. Al tercer trimestre de 2014, tenía una plantilla de 155 mil personas, de las cuales 113 mil son sindicalizados; estas cifras reducirán drásticamente, aunque hasta la fecha no se ha precisado aún el número de puestos de trabajo que se perderán, ya que eso todavía se estudia.

Por otro lado, el saqueo indiscriminado de recursos se padece desde varios frentes, tanto externos como internos. A nivel externo, está la “ordeña” de sus ductos. El sospechoso aumento de las tomas clandestinas ha representado quebrantos multimillonarios para Pemex y, por ende, para la economía mexicana. Y me permito anteponer el calificativo de “sospechoso”, porque para la ejecución de este tipo de robo, no cualquiera puede hacerlo, sino que se requiere de todo un equipo de personal técnico especializado y toda una red de complicidades para el saqueo, transporte, almacenamiento y distribución, prácticamente toda una industria operando en paralelo, lo cual no cualquiera puede llegar a montar y menos para robar un promedio del equivalente a 27 mil barriles por día, a través de más de 3 mil 600 tomas clandestinas, y para ya abarcar el 20% del mercado nacional de combustibles, por lo que llama la atención que no se haya investigado ni mucho menos tocado a nadie de adentro de la antes paraestatal. Además, el año pasado se dio un inusitado aumento en el número de puntos de “ordeña”. Al cierre del 2014, se contabilizó un 40% más de tomas que las registradas en 2013 (2 mil 627 contra 3 mil 674). Y la tendencia de este año es peor, pues se estima que en promedio en este 2015, se abren 14 tomas clandestinas por día.

La cuantificación de los daños es abrumadora; se calcula que tan solo en 2014, esta modalidad de robo significó pérdidas por más de 17 mil millones de pesos.

Algo se hizo ya al respecto, aunque lo perdido, perdido está. En la primera quincena de este mes, el Senado de la República aprobó de una nueva ley que prevé duras sanciones por el robo de hidrocarburos, así como también para quienes realicen sabotaje de los ductos y para quienes vendan gasolina incompleta.

Además, Pemex ha tenido que cambiar su estrategia de transportación, pues ya no empleará estos ductos para llevar combustible terminado, por lo que terminarán subutilizando la infraestructura y encareciendo más el traslado, lo que significa emplear más recursos, recursos que mucha falta le hacen a Pemex.

En cuanto al saqueo interno de la hoy empresa productiva, no hay mucho que agregar que no se sepa ya, pues es proverbial que Pemex ha sido no solo la “caja chica” de los gobiernos en turno, sino también el “cuerno de la abundancia” de la cúpula sindical (Romero Deschamps y compañía), gente que pese a que su fama de corrupta es internacional, hasta la fecha ni un pelo se le ha tocado. El manejo opaco y discrecional de sus recursos es más que evidente y sigue sin hacerse nada al respecto.

La administración fraudulenta de la petrolera a lo largo del tiempo es de todos conocida. El último de los casos de corrupción destapados es el de la Refinería Bicentenario, un proyecto que fuera anunciado con bombo y platillo por la pasada administración federal del panista Felipe Calderón Hinojosa y que ahora es otro más de sus monumentos a la corrupción, al igual que la tristemente célebre Estela de Luz. El gobierno de Guanajuato, por ejemplo, desembolsó mil 602 millones de pesos para comprar los terrenos en los que supuestamente se asentaría el proyecto, inversión infructuosa pues finalmente se designó a Hidalgo como la entidad sede, estado que en ese entonces era gobernado por el ahora Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Durante estos años se le estuvo inyectando recursos de manera injustificada. En diciembre del año pasado, el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, anunció la cancelación del proyecto por “incosteable”, cuando ya se le habían invertido un estimado de más de 9 mil millones de pesos y donde solo se puede apreciar que únicamente se levantó una enorme barda en la que supuestamente estaría la refinería, ¿y el dinero?, ¿y las obras?, ¿y la refinería? Éste es solo un caso más de los muchos que han terminado por desfondar a la hoy llamada “empresa productiva” y que la tienen prácticamente en la lona. Poco, realmente poco tenemos para celebrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s